El Número de Muertes Notificadas tras las Vacunas COVID se Dispara en Más de 2.000 en una Semana, según el VAERS

adfghjk

Los datos publicados hoy por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease Control and Prevention”, CDC) incluyen 9.049 informes de muertes, en todos los grupos de edad, después de las vacunas COVID, un aumento de más de 2.000 en comparación con la semana anterior. Los datos proceden directamente de los informes enviados al Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (“Vaccine Adverse Event Reporting System”, VAERS por sus siglas en inglés).

El VAERS es el principal sistema financiado por el gobierno para notificar las reacciones adversas a las vacunas en los Estados Unidos. Los informes enviados al VAERS requieren una investigación adicional antes de que se pueda confirmar una relación causal.

Cada viernes, el VAERS hace públicos todos los informes de lesiones por vacunas recibidos hasta una fecha determinada, normalmente una semana antes de la fecha de publicación.

Los datos publicados hoy muestran que, entre el 14 de diciembre de 2020 y el 2 de julio de 2021, se notificaron al VAERS un total de 438.441 acontecimientos adversos, incluidos 9.048 fallecimientos, lo que supone un aumento de 2.063 respecto a la semana anterior. En el mismo periodo de tiempo se registraron 41.015 lesiones graves , lo que supone un aumento de 6.950 en comparación con la semana pasada.

qsdfgf

En Estados Unidos se habían administrado 328,9 millones de dosis de la vacuna COVID hasta el 2 de julio. Esto incluye: 134 millones de dosis de la vacuna de Moderna, 182 millones de dosis de Pfizer y 13 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson (J&J ) contra la COVID.

De las 9.048 muertes notificadas hasta el 2 de julio, el 22% se produjeron en las 48 horas siguientes a la vacunación, el 15% en las 24 horas siguientes y el 37% se dieron en personas que enfermaron en las 48 horas siguientes a la vacunación.

Los datos de esta semana para los jóvenes de 12 a 17 años muestran:

  • La muerte más reciente notificada incluye a un niño de 13 años (VAERS I.D. 1431289) con una historia previa de COVID que sufrió un paro cardíaco y murió 17 días después de la vacunación con Pfizer. Otros informes incluyen un chico de 13 años (VAERS I.D. 1406840) que murió dos días después de recibir una vacuna de Pfizer, tres jóvenes de 15 años (VAERS I.D. 11879181382906 y 1242573), cuatro de 16 años (VAERS I.D. 142063014268281225942 y 1386841) y tres de 17 años (VAERS I.D. 11994551388042 y 1420762).
  • 347 informes de miocarditis y pericarditis (inflamación del corazón) con 343 atribuidos a la vacuna de Pfizer.

Los datos totales del VAERS de esta semana, desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 2 de julio de 2021, para todos los grupos de edad muestran:

  • El 22% de las muertes estaban relacionadas con trastornos cardíacos.
  • El 50% de los fallecidos eran hombres, el 45% eran mujeres y el resto de los informes de defunción no incluían el sexo del fallecido.
  • La edad media de fallecimiento era de 74,7 años.
  • 8.256 informes sobre trastornos de la coagulación de la sangre. De ellos, 3.959 informes se atribuyeron a Pfizer, 2.699 a Moderna y 1.552 a J&J.

Pfizer dice que se necesitan refuerzos, las agencias federales de salud de EE.UU. y los científicos no están de acuerdo

Como ha informado hoy “The Defender”, las agencias sanitarias federales de EE.UU. y el fabricante de una de las vacunas COVID más populares están en desacuerdo públicamente sobre si las personas totalmente vacunadas necesitarán una tercera dosis de “refuerzo” o cuándo.

Pfizer anunció el jueves que solicitará a la FDA la autorización de uso de emergencia en agosto para una tercera dosis de su vacuna COVID. El fabricante de medicamentos predijo que aquellos que hayan sido vacunados completamente necesitarán una inyección de refuerzo entre seis y doce meses después de recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer.

Sin embargo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (“Department of Health and Human Services”, HHS) de EE.UU. emitió horas más tarde una declaración conjunta de la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (“Centers for Disease and Control and Prevention”, CDC) en la que se afirmaba que “los estadounidenses que han sido completamente vacunados no necesitan una vacuna de refuerzo en este momento”.

El comunicado del HHS no mencionaba explícitamente a Pfizer, pero decía que “un proceso riguroso y basado en la ciencia” encabezado por los CDC, la FDA y los Institutos Nacionales de Salud determinaría si los refuerzos eran necesarios o no.

Las afirmaciones de Pfizer sobre la necesidad de refuerzos se contradicen con otras investigaciones, y varios expertos se opusieron a esta afirmación.

“Realmente no hay indicaciones que justifiquen un tercer refuerzo o una tercera dosis de una vacuna de ARNm, dadas las variantes que tenemos en circulación en este momento”, dijo al New York Times la doctora Céline Gounder, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Hospitalario Bellevue de Nueva York. “De hecho, muchos de nosotros nos cuestionamos que alguna vez se necesiten refuerzos”.

John P. Moore, profesor de microbiología e inmunología en Weill Cornell Medicine, declaró al Washington Post:

“Nadie está diciendo que nunca necesitaremos un refuerzo, pero decir que lo necesitamos ahora y dar a la opinión pública la impresión de que las vacunas están fallando y que hay que hacer algo con urgencia. … El momento no es ahora. Las decisiones que se van a tomar las tomarán las agencias federales”.

Pfizer y BioNTech están desarrollando una versión de su vacuna contra el COVID que se dirige a la variante Delta, según esta semana informó “The New York Times”. Las empresas esperan comenzar los ensayos clínicos de la vacuna en agosto.

Pfizer y BioNTech informaron -basándose en sus propios estudios que no han sido publicados, ni revisados por pares, según el Times- que un refuerzo administrado seis meses después de la segunda dosis de la vacuna aumentaba la potencia de los anticuerpos contra el virus original y la variante Beta entre cinco y diez veces.

La eficacia de la vacuna puede disminuir seis meses después de la inmunización, dijeron las empresas en un comunicado de prensa, y pueden ser necesarias dosis de refuerzo para defenderse de las variantes del virus. Los fabricantes de vacunas dijeron que presentarán sus conclusiones a la FDA en las próximas semanas, un paso para obtener la autorización de las vacunas de refuerzo.

Un estudiante de 17 años obligado a vacunarse sufre una afección cardíaca

Siguen circulando las preocupaciones en torno a las vacunas COVID y la inflamación del corazón, especialmente en los varones jóvenes. Pero según una actualización publicada hoy en el sitio web de los CDC, los investigadores de la agencia han concluido que los beneficios de la vacuna superan los riesgos de miocarditis tras la vacunación.

Los reguladores europeos de medicamentos han anunciado hoy que también han encontrado una “posible relación” entre una “inflamación cardíaca muy poco frecuente” y las vacunas de Pfizer y Moderna, pero se han puesto de acuerdo con los reguladores estadounidenses, diciendo que también creen que los beneficios de las vacunas superan cualquier riesgo.

Mientras tanto, “The Defender” sigue informando sobre adolescentes que han experimentado problemas cardíacos después de ponerse las vacunas, incluido un estudiante de 17 años que desarrolló síntomas de una afección cardíaca aproximadamente una semana después de su primera dosis de COVID de Pfizer y posteriormente se le diagnosticó una afección cardíaca.

El padre del adolescente, Fabio Berlingieri, dijo a “Fox & Friends” que su hijo tuvo COVID y se recuperó, pero que se le exigió la vacuna para poder jugar al fútbol.

La Dra. Nicole Saphier, colaboradora médica de Fox News, que apareció en la entrevista con Berlingieri, dijo que la forma en que el New York Times y los CDC presentan los datos relativos a los efectos adversos de las vacunas en los adolescentes es “irresponsable”.

“Seleccionan la forma de presentar los datos. Es un enfoque de todo o nada. Dicen que o los adolescentes están totalmente vacunados o todos y cada uno de ellos va a tener COVID-19. Así es como lo están cuadrando ahora mismo”, dijo Saphier.

Saphier dijo que debería darse más importancia a los posibles efectos adversos, como la miocarditis y otros problemas de inflamación del corazón, a la hora de decidir quién debe ser vacunado. También animó a la FDA a examinar más detenidamente las vacunas antes de recomendar medidas políticas universales.

Cientos de personas dañadas por las vacunas COVID acuden a “GoFundMe” en busca de ayuda

A medida que aumenta el número de informes sobre efectos adversos de las vacunas COVID, los perjudicados por las vacunas tienen dificultades para pagar sus facturas médicas.

Tal como informó “The Defender” el 8 de julio, más de 180 personas lesionadas por las vacunas COVID han tenido que recurrir a “GoFundMe” para obtener ayuda con grandes facturas médicas y otros gastos, entre ellos Emma Burkey – la estudiante de último año de secundaria que fue sometida a tres operaciones cerebrales debido a coágulos de sangre después de recibir la vacuna COVID de J&J.

Las personas que se enfrentan a enormes facturas médicas tras sufrir lesiones por las vacunas COVID tienen pocas opciones, más allá de lo que cubre su propio seguro médico. Esto se debe a que, según la ley federal, los fabricantes de vacunas están protegidos de la responsabilidad.

Las personas lesionadas por las vacunas COVID sólo pueden reclamar una indemnización a través del Programa de Compensación de Lesiones por Contramedidas (“Countermeasures Injury Compensation Program”, CICP por sus siglas en inglés), gestionado por el HHS.

Desde el 1 de junio, el CICP informó de 869 casos pendientes, pero no ofreció más información. Desde el inicio del programa en 2010, solo se han pagado 29 reclamaciones, con un pago medio de unos 200.000 dólares. Las otras 452 reclamaciones (91,4%) fueron denegadas. Diez reclamaciones obtuvieron la aprobación, pero fueron consideradas no aptas para la indemnización.

Biden planea desplegar equipos federales en la campaña puerta a puerta de la vacuna COVID

Sin mencionar ningún problema de seguridad relacionado con las vacunas, el presidente Joe Biden anunció esta semana planes para intensificar los esfuerzos del gobierno federal para conseguir que más estadounidenses se vacunen mediante un nuevo programa “puerta a puerta”.

Como informó “The Defender” esta semana, en el marco del programa de Biden, la Casa Blanca desplegará equipos de funcionarios de los CDC, la Administración Federal de Gestión de Emergencias y otros organismos sanitarios federales. Biden sugirió que el enfoque único de llamar a las puertas era necesario ahora que “seguimos reduciendo los sitios de vacunación masiva que tanto hicieron en la primavera.”

Biden dijo que la administración también “intensificará los esfuerzos para hacer llegar las vacunas a los médicos que atienden a los más jóvenes, de modo que los adolescentes de 12 a 18 años puedan vacunarse y – cuando vayan a las revisiones de vuelta al colegio o se preparen para los exámenes físicos que necesitan para los deportes de otoño”.

Biden citó la preocupación por la variante Delta COVID, que, según dijo, es más transmisible y ha obligado a algunos países europeos a volver a los confinamientos. No mencionó ninguno de los problemas de seguridad señalados anteriormente por los CDC y la FDA, incluidos los coágulos de sangre y la inflamación del corazón, asociados a las vacunas.

El número de casos entre los totalmente vacunados sigue aumentando

Los informes de casos de brotes por fallos de la vacunación COVID entre personas totalmente vacunadas siguen aumentando, como informó “The Defender” a principios de esta semana. Hasta el 28 de junio, los CDC informaron de 4.686 casos de fallos de la vacunación con resultado de muerte y hospitalización.

Según el Departamento de Salud de Luisiana (LDH), casi 30 personas que estaban totalmente vacunadas contra el COVID murieron a causa del virus. El Dr. Joseph Kanter, funcionario de salud del estado y director médico de la LDH, dijo que 27 personas de entre 28 y 93 años de edad han muerto con COVID más de dos semanas después de haber sido completamente vacunadas.

Según el San Francisco Examiner, hasta el 23 de junio se han registrado más de 7.550 casos de fallos de vacunación en californianos que estaban totalmente vacunados. La mayoría de los casos fueron entre menores, pero 62 personas murieron a causa del COVID, según el Departamento de Salud Pública de California.

La agencia de salud pública de California informó de que 584 personas totalmente vacunadas habían sido hospitalizadas con infección por COVID, pero el estado de hospitalización no estaba disponible para el 46% de los casos posteriores a la vacunación. El 7 de julio, las autoridades sanitarias del estado informaron de 2.013 nuevas infecciones entre todos los californianos, incluidas 24 muertes.

Según un informe del Departamento de Salud de Tennessee (TDH), los casos de fallos de la vacunación han provocado 140 hospitalizaciones y 20 muertes en el estado. A partir del 1 de mayo, el TDH no ha contabilizado todos los casos de fallos de la vacunación ya que los CDC “pidieron que sólo se informara de los resultados graves (hospitalización o muerte)”.

123 días y contando, los CDC ignoran las consultas de “The Defender”

Según el sitio web de los CDC, “los CDC hacen un seguimiento de cualquier informe de muerte para solicitar información adicional y saber más sobre lo ocurrido y determinar si la muerte fue consecuencia de la vacuna o no.”

El 8 de marzo, “The Defender” se puso en contacto con los CDC con una lista de preguntas por escrito sobre las muertes y lesiones registradas relacionadas con las vacunas COVID. Tras repetidos intentos, por teléfono y correo electrónico, de obtener una respuesta a nuestras preguntas, un especialista en comunicación sanitaria del Grupo de Trabajo de Vacunas de los CDC se puso en contacto con nosotros el 29 de marzo, tres semanas después de nuestra consulta inicial.

La persona recibió nuestra solicitud de información del VAERS, pero dijo que nunca había recibido nuestra lista de preguntas, aunque los empleados con los que hablamos varias veces dijeron que los funcionarios de prensa de los CDC estaban trabajando en las preguntas y confirmaron que la representante las había recibido. Volvimos a proporcionar la lista de preguntas junto con un nuevo plazo, pero nunca recibimos respuesta.

El 19 de mayo, un empleado de los CDC dijo que nuestras preguntas habían sido revisadas y que nuestra consulta estaba pendiente en su sistema, pero no nos facilitó una copia de la respuesta. Nos dijeron que se pondrían en contacto con nosotros por teléfono o correo electrónico con la respuesta.

Nos hemos puesto en contacto con los CDC en numerosas ocasiones desde entonces y nos han dicho que nadie conocía al especialista del Grupo de Trabajo de Vacunas de la agencia que se puso en contacto con nosotros en marzo, y que nuestra solicitud seguía pendiente en el sistema. Han pasado 123 días desde que enviamos nuestro primer correo electrónico preguntando por los datos e informes del VAERS y aún no hemos recibido respuesta.

“Children’s Health Defense” pide a cualquier persona que haya experimentado una reacción adversa a cualquier vacuna, que presente un informe siguiendo estos tres pasos.

Fuente

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pas encore de commentaire.

Laisser un commentaire

Ribines |
Henrik |
Le petit Saint-Pierrois |
Unblog.fr | Annuaire | Signaler un abus | Coronafolie
| Les guerrier(e)s de lumiere
| Nancypress